El pescado es muy importante en la dieta de cualquier persona; hay que tener en cuenta que es un alimento con bajo contenido calórico e importantes propiedades nutritivas. Además, también tiene un papel importante en el crecimiento de los niños.

¿Cuáles son los principales beneficios del pescado en niños?

Evita lesiones cerebrales

El yodo es un elemento importante para los niños, pues interviene en su desarrollo. Una dieta carente de él puede ocasionar importantes trastornos durante la infancia. Así, el consumo de pescado es esencial, pues es un alimento con gran contenido en yodo.

Más inteligencia, mejor calidad de sueño

Un estudio realizado Universidad de Pensilvania asegura que los niños cuya dieta incluye pescado (al menos una ración de este alimento por semana), experimentan un aumento de su nivel de inteligencia. Asimismo, su calidad de sueño también es mejor. Esto es gracias a los ácidos grados del omega 3 presentes en el pescado.

Huesos y dientes saludables

Hay pescados que suponen una importante fuente de calcio para nuestro organismo (sardinas, anchoas…). El consumo de calcio favorece al fortalecimiento de los huesos y a la correcta formación de los dientes.

¿A qué edad introducirlo en la dieta?

Hay que tener en cuenta que el pescado es un alimento bastante alergénico; es por ello que su introducción en la dieta del bebé no se recomienda hasta los nueve meses, como señala la Asociación Española de Pediatría. Si tus antecedentes familiares indican que puede existir riesgo de que el bebé padezca alergia a este alimento, convendría esperar un poco más antes de incluir este alimento en su dieta. A la hora de incluirlo en la alimentación del niño, es aconsejable empezar por pescados blancos (tienen menor contenido en grasas y su digestión es mejor).

¿Cómo preparar pescado para un bebé?

  • Para facilitar la digestión y evitar posibles riesgos en la salud, evita el pescado crudo, ahumado o enlatado en conserva.
  • Las piezas de pescado tienen que estar cocidas. Pueden cocinarse al horno, al vapor o hervido.
  • Debe darse en pequeñas cantidades (e ir aumentando las raciones de forma progresiva).
  • El alimento tiene que estar triturado.
  • No añadas especias ni sal.
  • Ten cuidado con las espinas (¡desmenuza el pescado con las manos!) y selecciona los trozos sin raspas.

Como puede verse, si se tienen las precauciones necesarias, el pescado puede resultar un alimento esencial en la dieta de los niños.