El pulpo nos aporta muchos beneficios para la salud y además, tiene unas excelentes características curativas. Un pulpo cocido contiene aproximadamente 139 calorías por cada ración de 85 gramos. Es una rica fuente de vitamina B3, B12, potasio y selenio. El cuerpo humano para mantenerse sano, necesita proteínas. Las proteínas ayudan al buen mantenimiento de la piel, de los músculos, del cabello y de las uñas. De los productos que provienen del mar, se obtienen una gran cantidad de proteínas, entre estos productos se encuentra el pulpo.

El pulpo como alimento es un remedio para combatir enfermedades como el asma, la arteriosclerosis, la bronquitis, la arritmia cardiaca, la dismenorrea, el eczema, la degeneración macular, la insuficiencia pancreática, el raquitismo y muchas otras enfermedades. El pulpo es una excelente fuente de taurina (un aminoácido sulfuroso) que ayuda a reducir el colesterol de los vasos sanguíneos, por lo tanto, previene la formación de coágulos de sangre en el cuerpo. El pulpo, también ayuda a combatir la deficiencia de vitamina y reduce aún más las posibilidades de desarrollar ceguera nocturna. Es una fuente rica en zinc que ayuda a nuestro organismo a luchar contra los metales nocivos y los minerales que se encuentra en la comida que ingerimos.