Chipirones

Hablamos del calamar común, al que la ciencia bautizó como "Loligo vulgaris". En el País Vasco, donde son desde siempre muy aficionados a este cefalópodo y donde, dicen los vascos, nació la receta que los guisa con su tinta, al calamar pequeño se le llamó, de toda la vida, chipirón.